Miercoles 15 de Diciembre de 2021

  • Agrandar tipografía
  • Achicar tipografía
  • Imprimir
  • Recomendar nota

Sin grupos

DESDE EL PADDOCK, MI PRIMER PELLEGRINI

por Leandro Piazza

Si hay algo que sobra en este portal es gente que sabe, y mucho, sobre turf.
Asique vamos a ser respetuosos del espacio que nos toca e intentaremos compartir con ustedes una visión diferente de nuestras presencias en las carreras. Y así nos fue en nuestro primer Pellegrini.

Es una tarde de fiesta como hace tiempo no se vivía en San Isidro, con tribunas repletas de bote a bote. La expectativa y la ansiedad por tanta espera son muy difíciles de contener en los minutos previos a la largada.
La reunión ha entregado carreras de alto nivel ante un marco espectacular como el Gran Premio Félix de Alzaga Unzué y el Gran Premio Joaquín S. de Anchorena. Pero es la hora de lo que vinimos a ver!
“Que lindo es volver a ver al Hipódromo así” comenta un empleado de seguridad, mientras sonríe y se saca una selfie para el recuerdo, con la multitud detrás de él. No cabe un alfiler en las gradas. Se han ocupado hasta las escaleras de acceso y mucha gente se apiña contra la baranda que linda con la recta final de la pista buscando la mejor posición.
Los que saben de esto, ya analizan con gran concentración y decodifican las estadísticas de “La Rosa” para encontrar la mejor combinación posible y depositar la ilusión en su ticket de apuesta.
Están los cabuleros, los que vaticinan quien va a vencer pero no sacan la billetera. Otros se persignan y miran al cielo como pidiendo un guiño vaya a saber a qué Dios. Sus caras están tensas por los nervios y la expectativa de lo que está por venir.
Dieciocho corren y decenas de miles miran.
Finalmente está todo listo y comienza esta nueva edición del Gran Premio Carlos Pellegrini, la tribuna explota en una ovación. Por momentos el ambiente es cuasi futbolero!. .
Hay un breve espacio de silencio e incertidumbre general durante los primeros 400 metros, donde se “pispean” los monitores para ver quienes se acomodan en el pelotón de vanguardia. Todos esperan por Cool Day, el favorito en las apuestas, que no viene dentro de los primeros. Hay comentarios de preocupación, pero muchos piden cautela porque falta mucho recorrido todavía.
Pasan el codo y entran a la recta final, la gente se enciende y comienza a bramar y alentar. El ambiente que se vive en ensordecedor. Village King que pasó al frente promediando la carrera, saca una ventaja de varios cuerpos que es determinante, ante la sorpresa y estupor de la mayoría que no lo tenía en el radar.
Los que pedían cautela se miran perplejos. Buscan explicaciones, se recriminan entre sí. Pero todos aplauden al pibe Martín Valle que ganó por afano y saluda con la fusta en alto, mientras un puñado festeja a lo loco cerca del escenario de premiación.
Dos minutos, veintitrés segundos de tensión, de ilusión, de sorpresa, de abrazos, risas y llantos. La adrenalina, en todo momento.
¡Nos vemos la próxima!

Más información:
Hipódromo

HIPÓDROMO DE SAN ISIDRO - ARGENTINA

Dejar un comentario:

Los comentarios suscriptos son regulados por el administrador y posteriormente publicados.

Artículos Relacionados

Artículos más vistos

Ver notas anteriores

Desarrollado por Camboya Digital Media